Fundamentación

La educación inclusiva es el concepto por el cual se reconoce el derecho que tienen  los niños, las niñas, adolescentes, jóvenes y adultos, a una educación de calidad, que considere y respete nuestras diferentes capacidades y necesidades educativas, costumbres, etnia, idioma, discapacidad, edad, etc.

  • Reconoce que niños, niñas y adolescentes, al igual que todas las personas, tenemos los mismos derechos, sin discriminación alguna.
  • Permite que todos los educandos podamos beneficiarnos de una enseñanza adaptada a nuestras necesidades y realidades y no sólo aquellos que pudieran tener necesidades educativas especiales.
  • Reconoce que todos los niños, niñas y adolescentes, podemos aprender y hacer, con el apoyo y adaptaciones que pudieran necesitarse.
  • Pretende eliminar las barreras que limitan el aprendizaje o la participación de todos los niños, niñas y adolescentes en el sistema educativo, sean arquitectónicas, sociales o culturales.
  • Busca generar igualdad de oportunidades para todos.

 

  La inclusión educativa se constituye en una innovadora e inexcusable visión de la educación basada en la diversidad, la cual implica la aceptación y valoración de las diferencias y reconoce a todos los niños, niñas, adolescente y adultos como sujetos plenos de derechos. Este reconocimiento de la diversidad conlleva el compromiso de ofrecer educación para todos y todas en igualdad de oportunidades.

Pensamos y creemos firmemente que todos pueden aprender. Parece una obviedad afirmarlo y contribuir con acciones para que esto suceda., pero conseguir el logro real de este principio y propósito inclusivo requiere de mucho trabajo.

A partir de lagunas reflexionas teóricas como las de Meirieu (2005) que se pregunta cómo hacer trabajar juntos a los diferentes, para lo cual plantea generar un dialogo genuino entre las diversidades.

Perkins(1995)  sostiene que el gran reto de la educación es el desarrollo del pensamiento. Para eso es necesario contribuir a que los alumnos desplieguen las disposiciones necesarias para adoptar una postura activa en sus aprendizajes. Esto significa que tengan la capacidad de responder a un problema con un repertorio amplio de opciones.

Basándose en las reflexiones precedentes, el enfoque de educación para la diversidad busca propiciar el reconocimiento de las diferencias así como su aceptación y valoración positiva por medio de la inclusión.

Todos los alumnos, ya sea que presenten dificultades o que se destaquen,   pueden progresar y obtener resultados a la medida de su potencial real, tanto a nivel cognitivo como personal y social.

 Para trabajar la inclusión, necesitamos contar con docentes que tengan lo que llamamos una “mentalidad en crecimiento”, es decir, que vean en los alumnos un mundo de posibilidades.

En consecuencia, si deseamos una educación de todos, para todos y con todos, celebrando y estimulando la diversidad, los contenidos del currículo, los métodos de trabajo, los contextos de aprendizaje y los procedimientos y las herramientas de evaluación, deben diseñarse de tal modo que tenga cabida la imprevisible diversidad de las singulares combinaciones de compresión y de acción que presenta los  alumnos y alumnas.

La Lic. Rebeca Anijovich  expresa: “Cuando hablamos del enfoque dentro de aulas heterogéneas, nos encontramos con algunos malentendidos, que constituyen    obstáculos para su puesta en acción

Este Congreso tiene como objetivo reflexionar para la mejora del aprendizaje para todos y entre todos, con calidad y equidad.

Cuando al Dr. Guillermo Jaim Etcheverry  se le pregunta: – ¿En qué consiste y cómo se mejora la calidad educativa?

Responde: –Es muy difícil de definir porque está determinada por muchos factores. Pero podría decirse que, al menos, después de 12 años de educación formal, los chicos deberían salir sabiendo leer y escribir, entendiendo lo que leen, teniendo cierta capacidad de abstracción, pudiendo orientarse en el tiempo y espacio histórico, y con capacidad de resolver las operaciones elementales. Porque con eso una persona tiene las herramientas para poder aprender cualquier otra cosa. Sin embargo, hoy no lo estamos dando.

Un reto es lograr que todas las personas se sientan valiosas sin dejar de reconocer sus debilidades, los adultos: padres y docentes, cumplen un rol preponderante en la formación del autoconcepto y autovaloración de  los niños y adolescentes.   

Las destacadas personalidades que se convocaron para este Congreso  tienen como meta ayudar a los maestros, profesores y directivos a buscar estrategias, acuerdos y acciones para una práctica en las escuelas  para que realmente la educación sea inclusiva y de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *